EL CONOCIDO VERDUGO DEL MUÑECO

 

  Foto:  EFE
 
 

Gonzalo Bueno fue compañero de Gallardo en Nacional de Uruguay, quien luego se transformó en su entrenador. “Sólo tengo palabras de agradecimiento”, expresó el delantero uruguayo tras convertir el gol del triunfo de Colón.

llá por el 2011, cuando Gonzalo Bueno hacía su aparición en la Primera División de Nacional de Uruguay, Marcelo Gallardo se preparaba para colgar los botines. Sin embargo, compartieron muchas prácticas, el vestuario y luego tuvo la suerte de ser dirigido por el Muñeco. Pero siete años después, las vueltas de la vida los puso en diferentes veredas y el uruguayo se convirtió en el verdugo del entrenador: con su gol, Colón le ganó a River y le cortó el invicto tras 32 partidos sin conocer la derrota.

l delantero nacido en Montevideo (16/1/93) tiene 25 años y pasó por varios clubes. A mediados del 2013 se fue al Krasnodar de Rusia y dos años después volvió a Nacional. Tras un posterior paso por Portugal y por Estudiantes de La Plata, volvió a Uruguay para jugar en Defensor Sporting. Y luego de un tercer ciclo en el Bolso, llegó a Colón y se encargó de elogiar al Muñeco durante su presentación oficial: "El entrenador que más me marcó en mi carrera y que me ayudó a crecer fue Gallardo. Vengo con muchas ilusiones de hacer las cosas bien en el fútbol argentino".

Si bien no está teniendo mucha continuidad con Domínguez, el zurdo se había dado el lujo de convertirle a Boca en la Bombonera (ganó el Xeneize 3-1) y ahora hizo lo propio contra el Millonario, en su único remate al arco, para convertirse en el héroe de la noche de Santa Fe. Eso sí, antes de salir a festejar con sus compañeros, se acercó a saludar a Gallardo y minutos después le volvió a tirar flores.

"Sabíamos lo que era River y la racha que tenía, pero fue un partido muy disputado y logramos sacar un gran resultado. Compartí la cancha con Gallardo en Nacional cuando era jugador, y me dio la oportunidad de sumar minutos cuando era técnico. Sólo tengo palabras de agradecimiento", aseguró. Gonzalo Bueno, el verdugo del Muñeco, tuvo un partido inolvidable.


 
EURODATA SPORT